No al nuevo embajador de Venezuela ante la Santa Sede

4911
Roy Chaderton no representa al pueblo de Venezuela que cree y defiende los valores del cristianismo

El oscuro Roy Chaderton es el nuevo embajador designado de Venezuela ante la Santa Sede. Si no hay por lo menos una “nota de protesta” de los católicos venezolanos ante esta vergüenza, será silencio cómplice.

En lo que respecta al nombramiento de los Embajadores de cualquier Estado, el  Estado que va a recibir al nuevo Embajador, tiene el derecho de conceder el Placet, que es una especie  de aceptación,  es decir se reservan el derecho de admisión… Ojalá la Santa Sede no seda y en sintonía con los principio y valores que representa la diplomacia vaticana, diga: no debemos, no  podemos, no queremos recibir a Roy Chaderton como representante de Venezuela ante esta Sede Apostólica.
Además, la actual Constitución Nacional establece en el Artículo 187 numeral 14, que compete a la Asamblea Nacional, Autorizar a los embajadores designados por el Ejecutivo, para que se pueda proceder a su formal nombramiento.

Como  Católicos (aunque no tengamos voto en la política exterior y en la diplomacia vaticana), sí tenemos voz para dirigirnos a Roma sobre este tema…

Y como Ciudadanos  Venezolanos *tenemos el derecho* de  dirigirnos a los poderes públicos legítimamente constituidos…

Como Católicos  debemos pedir y motivar que se pida a la Santa Sede de *No Conceder El  Placet a este nombramiento.

Como Venezolanos debemos pedir y motivar que se pida a la Asamblea Nacional que  *No Conceder La Autorización* para el nombramiento oficial de Roy Chaderton como  Embajador de Venezuela  ante la Santa Sede.

Que esta iniciativa llegue a los líderes católicos venezolanos y a los representes del pueblo que conforman los poderes públicos legítimamente  constituidos.

Sería bueno que desde el Zulia Católico, desde el Táchira Católico, desde el Oriente Católico, desde el Llano Católico, en definitiva desde cualquier región de la Venezuela Católica,  se escribiera una clara nota de protesta… manifestando el descontento del pueblo de Dios por quien no representa los valores de la cristiandad, sino los intereses oscuros de un gobierno de facto, corrupto y criminal que ha llevado a los venezolanos a la miseria y el hambre.

Este señor podrá representar a un gobierno de mafias y de pranes, pero no al pueblo de Venezuela que cree y defiende los valores del  cristianismo…  En definitiva, será un representante de una  dictadura perversa, pervertida y pervertidora que no respeta los valores de la libertad, de la justicia y la democracia, pero nunca los valores que cree y defiende el cristianismo.  Mejor seguir sin Embajador ante la Santa Sede que contar con este tremendo rayón en la bicentenaria historia de las relaciones diplomáticas entre Venezuela y la Santa Sede…

A juicio del Pbro. Edgar Sánchez

Miembro de la Fundación Rerum Novarum para la formación de la Juventud

en la Doctrina Social de la Iglesia