El menú para un paciente es tan importante como su medicina

85
Estudios médicos han determinado que cuando las personas enfermas no comen bien, pierden peso aunque no se ejerciten

Un promedio de 18 a 20 comidas por día ofrece el GMSP a personas bajo atención médica. Son supervisadas por la nutricionista Yasmín Olivar, quien afirma que aplican la resiliencia contra el desabastecimiento de alimentos básicos, y ofrecen opciones en beneficio de la salud de los pacientes

Proporcionar a los pacientes hospitalizados un menú con los nutrientes adecuados durante su recuperación clínica, es tan beneficioso para su salud como darles las dosis de medicamentos. Estudios médicos han determinado que cuando las personas enfermas no comen bien, pierden peso aunque no se ejerciten, y su sistema inmune resulta menos eficaz para combatir cualquier otra nueva dolencia.

De allí que la escogencia y preparación de los alimentos para la elaboración supervisada de las dietas terapéuticas es una labor fundamental que debe garantizar todo centro de salud, afirma la nutricionista Yasmin Olivar. La especialista tiene bajo su control la elaboración y suministro de los regímenes dietéticos en el Grupo Médico Santa Paula, ubicado en la urbanización del mismo nombre en Santa Paula, en Caracas.

Preocupado por garantizar una buena atención a la cantidad de pacientes que atiende a diario, el GMSP asegura entre 18 y 20 comidas por día a las personas hospitalizadas, a través de un concesionario que suministra los desayunos, almuerzos y cenas. Y en casos de pacientes especiales como diabéticos, suministra las meriendas.

“Procuramos que los menús les aporten grandes beneficios,  porque los pacientes están en una condición que afecta su estado de ánimo, les genera estrés y ansiedad, y la idea es que su alimentación les dé la mayor satisfacción posible, dentro de su estado de salud”, señala Olivar, graduada de nutricionista en la UCV y  con experiencia dilatada en la producción y supervisión del servicio de alimentación en instituciones.

Para Olivar, hay alimentos que no pueden faltar al paciente, como las  proteínas, carbohidratos y grasas, vitaminas y minerales, y electrolitos, dependiendo del caso.  Sin embargo, la escogencia obedece a un riguroso proceso que depende de la condición de cada ingresado al GMSP.

Cuando un paciente llega a la hospitalización debe ser evaluado por el médico, quien identifica su patología, realiza el chequeo y determina qué tipo de menú terapéutico debe comer: si será una dieta de nutrientes completa  o si, por el contrario, tendrá  restricciones en alimentos, explica Olivar.

-¿Cuáles son los criterios para elaborar el menú que requiere cada paciente, según su patología?

-Las dietas terapéuticas están planificadas, diseñadas a nivel internacional. El objetivo del tratamiento nutricional que llamamos servicio para dietas terapéuticas, es garantizar un menú nutricional rico en caloría y nutrientes, a una persona que tiene una condición particular. Cada paciente es único, pero  nos regimos por una planificación de dietas, de acuerdo con  unos estándares internacionales. Y vamos incorporando cada caso en los renglones a los que corresponden.

Además del aporte nutricional, se busca que la dieta sea variada, inocua con respecto a la higiene en la elaboración y balanceada, indica la especialista. También se toman en consideración las características antropométricas de las personas: la edad, sexo, peso y estatura. lo cual permite definir el aporte nutricional que el paciente necesita.

Afirma que, como todos los sectores, tropiezan con dificultades para conseguir alimentos y atender al paciente con una dieta terapéutica, en medio de la crisis del país.

Sin embargo, “somos resilientes desde el punto de vista nutricional, entendiendo que hay alternativas”, asegura  Olivar. “Garantizamos las proteínas a través de la carne, el pollo, el pescado; debemos sustituir un carbohidrato de ser necesario, en caso de no encontrar algún producto. Nuestra grama nos permite buscar otras opciones de carbohidratos  entre los tubérculos, cereales, harinas, colocar integral como afrecho en caso de requerirlo. Además contamos con las frutas tropicales que nos ayudan a garantizar vitaminas y minerales necesarias, así como los vegetales para aportar la fibra a la alimentación”.

Comer bien con restricciones

La nutricionista señala que siempre hay que adoptar algunas restricciones en la dieta terapéutica paraasegurar que la salud del paciente se mantenga en el mejor estado. “Sabemos que eso les afecta, en algunos casos, por su misma condición. Por eso a los pacientes que tienen su dieta completa les buscamos un menú bastante balanceado, saludable y variado, para que dentro del estado en que se encuentren, se sientan atendidos yagradados como en casa”.

Hay varios tipos de dieta, según explica. Para un paciente con diabetes, por ejemplo,se le refieren dos comidas adicionales porque la frecuencia en este tipo de dolencia es importante. “Es importante el consumo de fibras, aumentar los carbohidratos simples,considerando que el paciente no tenga otra complicación, porque de ser así tenemos que hacer más restricciones para no afectar otros órganos”

El GMSP y el concesionario cuentan con la logística para prestar el servicio con  instalaciones adecuadas y personal entrenado. El servicio implica también separar los procesos en la elaboración de los menús:“Hay que refrigerar los alimentos de manera separada, debido a que es indispensable el control de temperatura para garantizar la calidad de los alimentos”, indica.

Para el traslado de la bandeja a los pisos, los pacientes cuentan con el personal  que depende del GMSP y no del concesionario. Sin embargo, hacen llave. “Todos trabajamos en equipo en un mismo sentido: garantizarle al paciente la alimentación adecuada desde el punto de vista calórico, nutricional, balanceada, agradable, con control de temperatura, y también tomamos en consideración los hábitos del paciente. Queremos que se sienta como en casa, lo más que pueda”.