Judíos, católicos y musulmanes españoles, a una sola voz en la jornada de oración contra el coronavirus

69
Para pedir a Dios que “ayude a la humanidad a salir de esta situación de dolor y sufrimiento

Las tres tradiciones presentes firman una nota conjunta para rezar, ayunar y promover obras de misericordia frente a la pandemia

“La situación de crisis mundial desencadenada por la pandemia del coronavirus, que azota a la humanidad y pone en peligro la vida de millones de personas, evidencia la fragilidad de la vida humana”. Con estas palabras comienza la nota conjunta con la que se convoca para este 14 de mayo una ‘Jornada Mundial de oración, ayuno y obras de misericordia por la Humanidad’. Una cita convocada por la Federación de Comunidades Judías de España, la Conferencia Episcopal y la Comisión Islámica.

Acompañar el sufrimiento

Una oportunidad para recordar de forma ascética a las víctimas por el coronavirus. “Queremos expresar nuestra fraterna cercanía al sufrimiento de los enfermos, y encomendamos a Dios Misericordioso a las personas fallecidas, al tiempo que manifestamos a los familiares de quienes han perdido seres queridos nuestra cercanía”, señalan en el comunicado los representantes de las entidades convocantes. Además, han mostrado su agradecimiento a los científicos y sanitarios.

“Con este doloroso motivo pero llenos de esperanza en la misericordia del Señor”, invitan judíos, cristianos, musulmanes y demás creyentes a que “eleven súplicas y oraciones para que ponga fin a esta pandemia, nos consuele en la aflicción y ayude a cuantos trabajan en la investigación científica al servicio de la salud a encontrar el tratamiento adecuado para vencer la enfermedad y vernos libres de las consecuencias sanitarias, económicas y humanitarias de este grave contagio”.

Una jornada de oración, ayuno y obras de misericordia para pedir a Dios que “ayude a la humanidad a salir de esta situación de dolor y sufrimiento, y nos afiance en la fe de que su misericordia y amor por nosotros no tienen fin”. Algo que se hace en el contexto de la Pascua judía y cristiana y en pleno mes de Ramadán. “Tiempo propicio para la oración y el cambio, para volvernos al rostro de nuestro prójimo y elevar a Dios el corazón orante por la salvación del mundo”, explican.

Vida Nueva

Síguenos por  Instagran y Twitter como @lagreydigital y en Telegran: La Grey Digital