La Vitamina D, poderosa herramienta para la salud: recomendada para enfrentar el Covid-19

53
Herramienta para la salud

Su deficiencia está asociada con reacciones inflamatorias y disfunción inmune por lo que predispone a los individuos a infecciones severas.

¿Qué es la vitamina D? Esta vitamina produce efectos antivirales por mecanismos tanto directos como indirectos, mientras que su deficiencia puede aumentar la probabilidad de infección por virus como el retrovirus, la hepatitis y el dengue.

Esta vitamina ayuda además al metabolismo óseo, la autorregulación del calcio y las funciones del sistema inmune.

Lo cierto es que la vitamina D es única porque se puede producir en la piel a partir de la exposición a la luz solar. Existe en dos formas: se obtiene de la irradiación UV y de algunos alimentos.

La luz UVB del sol incide en la piel y los seres humanos sintetizan vitamina D3, por lo que es la forma más “natural”. Los seres humanos no producen vitamina D2, y la mayoría de los pescados ricos en aceite como el salmón, la caballa y el arenque contienen vitamina D3.

La deficiencia de vitamina D puede resultar del consumo de una dieta no equilibrada, aunada a una inadecuada exposición solar; también puede ocurrir por desórdenes que limiten su absorción o condiciones que limiten la conversión de vitamina D en metabolitos activos, tales como alteraciones en hígado o riñón, o raramente por algunos desórdenes hereditarios.

Otros estudio reveló que una concentración baja de vitamina D estaba vinculada a la aparición de diabetes. Sin embargo, después se realizó un estudio de 2.400 personas con pre diabetes y no se halló ninguna relación entre la vitamina D y la enfermedad.

Lo mismo sucedió con una investigación que demostraba que una concentración baja de vitamina D tenía una relación directa con las caídas, pero otro estudio no halló dicha relación sino que aseguró directamente que el ejercicio sí evitaba las caídas.

En este sentido, la evidencia sugiere que su presencia es un beneficio para el organismo pero que en muchas ocasiones no es suficiente la evidencia para relacionar directamente a la vitamina D ya que los estudios aleatorizados no suelen ser tan concluyentes como las investigaciones observacionales.

Miami Diario

Síguenos por  Instagram, Facebook y Twitter como @lagreydigital y en Telegram: La Grey Digital