Cardenal Urosa: José Gregorio enseñó la necesidad de vivir de acuerdo a la fe cristiana

41
Beato venezolano José Gregorio Hernandez

El próximo 23 de mayo, la Iglesia celebra la Solemnidad de Pentecostés, la venida del Espíritu Santo sobre los apóstoles de Jesús, hecho que inicia la labor evangelizadora de la Iglesia. Con ocasión de ello, el Arzobispo Emérito de Caracas, Cardenal Jorge Urosa Savino, comparte sus reflexiones en torno a la acción del Espíritu Santo en José Gregorio Hernández, y cómo su persona invita a la vivencia de la fe, la esperanza y la caridad.

El Cardenal Urosa expresa en un artículo titulado ‘El Espíritu Santo y la Renovación de la fe en Venezuela’, que «Sin la fuerza del Espíritu Santo que él había recibido en el Bautismo, sin la fe que lo alentó desde muy niño, sin la vivencia del amor de Dios que el Espíritu Santo le infundió, José Gregorio no hubiera sido el médico de los pobres ni el ejemplo de solidaridad que todos admiramos», refiriéndose a cómo el Beato venezolano hizo tan suyo el mensaje de Jesús, que procuró hacer el bien con su vida desde la vivencia de las virtudes cristianas.

A continuación, puede leer el texto íntegro del artículo:

El Espíritu Santo y la renovación de la fe en Venezuela

El ejemplo de José Gregorio Hernández

Dentro de pocos días, el domingo 23 de mayo, los católicos celebraremos la venida del Espíritu Santo sobre los apóstoles en el Cenáculo, unidos en torno a María Santísima. Conmemoramos el inicio de la acción evangelizadora de la Iglesia. Jesús había prometido a los Apóstoles enviarles su Espíritu divino, para que los confirmara en la fe, les diera mayor entendimiento de sus enseñanzas, y los llenara de fuego evangelizador. Y así lo hizo.

Por eso la Iglesia celebra con gran esplendor esta hecho histórico, que, de manera misteriosa se sigue efectuando hoy, pues el Padre celestial continúa enviando su Espíritu sobre nosotros, para hacernos hijos suyos como Jesús, para iluminar nuestro entendimiento con la luz de la fe, y para fortalecer nuestra voluntad de seguir a Jesús, y de anunciar su nombre como salvador a todos los pueblos.

Por eso, para los fieles católicos esta fiesta es de suma importancia. En ella acogemos con entusiasmo la presencia viva del Espíritu divino en nosotros, y nos dejamos llevar por él para vivir a fondo nuestra fe, amar a nuestros hermanos con el amor de Cristo, y realizar la labor de anunciar el evangelio al mundo entero, como Iglesia misionera, comenzando por anunciar a Jesús a las personas con las cuales vivimos y con quienes nos encontramos diariamente.

El Espíritu Santo y el beato José Gregorio Hernández

Por otra parte acabamos de celebrar la beatificación del insigne hombre de Dios, médico de los pobres y cristiano ejemplar, que fue el Dr. José Gregorio Hernández. Muchos se preguntan: ¿qué mensaje nos da ahora el Beato Dr. Hernández? Yo creo que, a la luz de Pentecostés, debemos afirmar que el mensaje de José Gregorio es múltiple. Sin duda alguna, es un mensaje de solidaridad, de inmensa caridad, de servicio, de ejemplar conducta cívica. Pero más que eso, el  mensaje fundamental de  este gran hombre de Dios tiene que ver con el  elemento, el aspecto, la fuerza viva que impulsa toda esa vida ejemplar de caridad fraterna, de honestidad, de corrección, de ejemplaridad cívica, y es la vivencia de la fe cristiana y del amor a Dios.  Sin la fuerza del Espíritu Santo que él había recibido en el Bautismo, sin la fe que lo alentó desde muy niño, sin la vivencia del amor de Dios que el Espíritu Santo le infundió, José Gregorio no hubiera sido el médico de los pobres ni el ejemplo de solidaridad que todos admiramos. La razón para que la Iglesia lo haya beatificado es, precisamente esta, la vivencia de las virtudes teologales de fe, esperanza y caridad; la vivencia del amor fraterno, de la templanza en la castidad, de la prudencia en la acción, de la justicia en su conducta pública.

Renovar la fe en Venezuela

Nuestra querida Venezuela está sintiendo el embate de la secularización y de la frialdad religiosa. Además, tenemos el gran reto de llevar el conocimiento de la fe a los millones de niños y jóvenes que no conocen a Jesús. Hay que imprimir  nuevo impulso a la evangelización y a la catequesis parroquial. Hay que promover la renovación de la fe en nuestra Patria. Por eso, el mensaje fundamental que debemos presentar y difundir, el ejemplo que nos da el  nuevo Beato, es precisamente el de vivir el cristianismo a fondo, de seguir a Jesucristo, y amar a Dios por sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos. El gran mensaje de José Gregorio es la necesidad de vivir de acuerdo a nuestra fe cristiana, la grandeza de la religión católica, la importancia de la práctica religiosa y de acoger las inspiraciones del Espíritu Santo. El testimonio de santidad de José Gregorio nos invita también a una intensa acción apostólica de Iglesia en salida evangelizadora. Y este mensaje es tanto más importante y necesario hoy día cuando  hay en el mundo una fuerte corriente de descuido y hasta rechazo de Dios y de ataque a lo religioso, de primacía de lo secular y la  fraternidad humana sin Dios.

Imitemos al Beato José Gregorio

Que el Espíritu Santo nos lleve a imitar de verdad José Gregorio en lo fundamental: el amor a Dios y el amor al prójimo. Que el Espíritu Santo nos haga sentir su fuerza renovadora y santificadora, a seguir sus inspiraciones, a identificarnos con Jesucristo y seguirlo sin vacilar, a anunciarlo sin temor y sin reticencia, a practicar nuestra religión con libertad y sin respeto humano, a realizar una acción verdadera y abiertamente evangelizadora, movidos por el ardor apostólico que proclamaba San Juan Pablo II.

Que María Santísima, movida por el Espíritu Santo a cumplir la Palabra de Dios, a ser la madre de Jesucristo y a consagrarse plenamente a Él, nos ayude a sentir la alegría de actuar siempre como José Gregorio, siguiendo las inspiraciones del Espíritu de Dios. Amén.

Cardenal Jorge Urosa Savino, Arzobispo Emérito de Caracas

Prensa CEV

Síguenos por  Instagram, Facebook y Twitter como @lagreydigital y en Telegram: La Grey Digital